MIPymes tienen grandes dificultades a la hora de enfrentar la regulación e incluso sistema de permisos básicos


  • Informe preliminar de la Comisión Nacional de Productividad (CNP) “Revisión Regulatoria para Pymes”, que comprende la identificación de las principales regulaciones y permisos que afectan el desarrollo de proyectos de MIpymes (micro, pequeñas y medianas empresas) en Chile, advierte que una Pyme puede demorar hasta más de un año y medio en comenzar a funcionar y menos de un 30% obtiene autorización de funcionamiento municipal.

  • Documento constata además, que la complejidad para obtener todos los permisos requeridos para funcionar afecta con mayor intensidad a las empresas más pequeñas.

Un total de 20 hallazgos contiene el estudio de carácter preliminar “Revisión Regulatoria para Pymes”, que realiza la CNP, y que fue mandatado por el Gobierno de Chile en noviembre de 2020.

El objetivo de esta investigación, es proponer recomendaciones de política pública que contribuyan a disminuir barreras regulatorias innecesarias que, a través de extensos plazos de tramitación o elevados costos de cumplimiento, estén afectando, tanto  el inicio como el desarrollo de las operaciones de las MIpymes en Chile.

El secretario ejecutivo de la CNP; Rodrigo Krell, explicó que, de acuerdo al avance de esta investigación y de los hallazgos visualizados, “el diagnóstico es que las MIPymes tienen grandes dificultades a la hora de enfrentar la regulación, y particularmente la obtención de permisos necesarios para iniciar su funcionamiento, situación que es una barrera, especialmente para las empresas más pequeñas. Esta realidad se hace aún más severa en un contexto de pandemia donde en menos de un año han desaparecido más de 100.000 MIpyMEs a causa del Covid-1”.

Detalló que el estudio, que analizó más de 5 millones de registros, correspondientes a empresas activas desde 2005 a la fecha, determinó que el 98% corresponde a MIpyMEs, con una participación de 62% para micro, 30% para pequeñas, y 6% para medianas.

Especificó que el avance de la investigación, identificó aquellos permisos más relevantes para iniciar emprendimientos: la autorización de funcionamiento municipal (asociada usualmente a la patente municipal), donde se analizaron más de 200 mil autorizaciones otorgadas en 54 comunas a lo largo de todo Chile desde 2017 e incluyendo 2021; y los permisos sanitarios de mayor relevancia, lo cual implicó el análisis de más de 215 mil trámites, que corresponden al total de autorizaciones de alimentos, informes sanitarios y calificaciones industriales otorgadas en los últimos 3 años en todo el país.

El análisis de los datos recogidos por la CNP, concluye que el proceso de obtención de los permisos básicos para iniciar emprendimientos en Chile se alza como una barrera, especialmente para las empresas más pequeñas.

Se determinó que una microempresa se demora, en promedio, entre 6 y 7 meses dependiendo de si requiere un permiso sanitario o no, mientras las PYMEs se demoran entre 1 y 1 año y medio.

La CNP identificó elementos comunes que permiten entender por qué se requieren varios meses para obtener los principales permisos. Entre ellos, se menciona la poca claridad de requisitos de cada permiso y del proceso en su conjunto; falta de armonización de la normativa, iniciativas enfocadas en empresas de menor tamaño poco eficaces, la complejidad del sistema no incentiva la obtención de los permisos, lo que afecta especialmente a las empresas más pequeñas.

En este sentido, el documento detalla que, de aquellas empresas que hicieron iniciación de actividades ante el SII, el porcentaje que finalmente obtuvo autorización de funcionamiento municipal, se relaciona directamente con el tamaño de éstas, que para el caso de las micro, es de 13%; en pequeñas, asciende a cerca del 18%; en medianas supera el 30%, y en grandes llega al 90%.

Las razones detrás de ello pueden ser múltiples, desde que el emprendedor pierda interés en su empresa, hasta que los plazos y requerimientos involucrados lo hagan desistir. Asimismo, no puede dejar de considerarse la opción que se trate de empresas que han optado por funcionar de manera informal.

Finalmente, cabe destacar que en las próximas semanas, la CNP sociabilizará con la ciudadanía la versión preliminar de este estudio, con el objetivo de recibir opiniones, comentarios, sugerencias y/o aportes, que podrían ser incorporados en su versión final.