Comisión Nacional de Productividad presentó Informe preliminar Estudio “Tecnologías Disruptivas: Desafíos, Riesgos y Oportunidades”


Casi un centenar de asistentes llegó hasta el edificio Telefónica para conocer el contenido y algunos de los hallazgos descritos en el Informe Preliminar del estudio “Tecnologías Disruptivas: Desafíos, Riesgos y Oportunidades” que realiza la Comisión Nacional de Productividad (CNP).

El economista de la CNP a cargo de este estudio, Joaquín Gana, precisó que la CNP parte del convencimiento y premisa que “junto con la modernización de la regulación se necesita una modernización del Estado: El uso de la tecnología es lo que permite que el Estado pueda ser un emprendedor regulatorio y actuar como un verdadero innovador”.

Este 9 de enero en el edificio de Telefónica se realizó la Presentación del Informe Preliminar del estudio que realiza la CNP denominado “Tecnologías Disruptivas: Desafíos, Riesgos y Oportunidades”. Luego se llevó a cabo una Audiencia Pública, donde participaron diversos asistentes que entregaron sus apreciaciones y/o sugerencias, información que podrá ser considerada en el Informe Final de este estudio.

Cabe agregar que durante el 2018, la Secretaría Ejecutiva de la CNP, encabezada por Alfie Ulloa, se reunió con diferentes autoridades, gremios, emprendedores, innovadores y mundo académico de las regiones V, VIII y Metropolitana para dar a conocer los avances del estudio que realiza la entidad “Tecnologías Disruptivas: Desafíos, Riesgos y Oportunidades”.

El economista a cargo de esta investigación, Joaquín Gana, precisó que esta investigación se centra en 5 áreas de regulación: Tributación; Derecho del consumidor; Protección de Datos Personales; Competencia y Aspectos laborales. Adicionalmente, considera un análisis específico de cuatro sectores: Telemedicina; Servicios financieros; Alojamiento turístico y Transporte.

“Lo que buscamos es conocer los desafíos de Chile en aspectos regulatorios, pero entiendo que son desafíos que deben promover el mejor uso de plataformas tecnológicas disruptivas, como mecanismos para aumentar la productividad y el bienestar de las personas”, aseguró.

Explicó que “creer que la ley que se hará hoy, tendrá capacidad de regular y fiscalizar la tecnología de mañana, es imposible. Entonces, más que regular la tecnología, en la CNP estamos pensamos cuál es la tecnología de la regulación que uno quisiera que el Estado en si adoptase”.

Enfatizó que “debemos estar conscientes de los desafíos regulatorios que las nuevas tecnologías requieren, y cómo debe ser la política pública apropiada que debe acompañar la transformación digital del país. Por ello, nos vamos a enfocar en problemas locales, mejores prácticas internacionales y la tecnología de la regulación.”

¿Cómo partir?
La Secretaría Ejecutiva de la CNP tiene la convicción que se debe comenzar entendiendo al Estado como un emprendedor en materias de regulación. “Estamos pensamos cuál es la tecnología de la regulación que uno quisiera que el Estado en si adoptase, más que la regulación de la tecnología (…) el Estado debe entender que tiene que haber cierta innovación en las regulaciones y que esa regulación tiene que hacerla como todos los emprendedores: emprendiendo”, explico Joaquín Gana.

Una pregunta fundamental es cómo disminuir los costos para que el regulado cumpla con los estándares de la ley, y el regulador pueda fiscalizar al menor costo posible.

Los impactos de las tecnologías van mucho más allá de lo digital
El mensaje de fondo es que las tecnologías, y en específico las plataformas digitales, impactan todo: las Empresas, Estado, Personas, Gobierno y Sociedad.

Un gran tema es el laboral. Explicó que con la Fundación Chile la CNP está elaborando un análisis detallado de cuáles son las funciones que serían reemplazables con la tecnología. “Estimamos que en torno al 65% de las ocupaciones actuales en Chile podrían ser reemplazables, mientras que un 25% con toda certeza serán reemplazadas”, detalló.

Concluyó que “no nos podemos quedar fuera. Por ello, queremos un estado como emprendedor regulatorio que acompañe al emprendedor tecnológico (…) No se puede modernizar la regulación sin modernizar el estado y viceversa».