Participantes internacionales del “ASIA COPPER WEEK” evaluaron informe Productividad de la Gran Minería del Cobre de la CNP como un gran aporte


Durante el evento minero más importante a nivel asiático se presentó el informe y las recomendaciones y se repartieron copias del resumen ejecutivo (en idioma chino e inglés), entre las más de 200 asistentes.

“El hecho de que Gobierno de Chile  haya solicitado a la Comisión Nacional de Productividad (CNP) realizar este estudio (Informe de Productividad de la Gran Minería del Cobre), y que no sólo sea un tema de interés del sector privado, fue uno de los aspectos que más llamó la atención en el público asistente  en  la sexta versión de la ASIACOPPER WEEK en Shanghai, China”.

Así lo describe el Secretario Ejecutivo de la CNP, Alfie Ulloa, quien participó como expositor en el evento, uno de los más importantes de la industria del cobre a nivel mundial, donde estuvieron presentes más de 60 empresas líderes y representantes de más de 100 compañías asociadas al rubro.

¿Qué otros aspectos del estudio realizado por la CNP llamaron la atención?

Se destacó cómo el gobierno es consciente que su accionar y la normativa vigente pueden impactar la productividad del sector. Esto es algo que todos los gobiernos hacen de una u otra forma, intentando generar un ambiente propicio para la atracción de inversiones y el desarrollo del sector. En este sentido, se reconoció como una práctica que el Estado se ponga a sí mismo el desafío de mejorar, reconociendo que sus decisiones tienen impacto sobre el sector productivo. Claramente esto generó mucha expectativa en torno a la respuesta que el Gobierno dará a las recomendaciones de la CNP. Por ejemplo en la mejora al sistema de pertenecías mineras.

¿Dada la metodología del estudio los resultados son importantes fuera de Chile?

Primero, Chile produce un tercio del cobre mundial, tiene un tercio de las reservas del mineral, y a la empresa productora más grande del mundo (CODELCO). De modo que todo lo que pase en Chile en el cobre repercute a nivel internacional.

Pero además, el uso de varios yacimientos internacionales para comprar a los chilenos, y todo el proceso basado en datos provistos por las empresas y estandarizados para hacer comparaciones permite un análisis de casi la mitad de la oferta de cobre mundial producid en yacimientos de gran minería. En ese sentido, aunque las recomendaciones son de aplicación nacional, el análisis del estudio es tan internacional como chileno. Incluso se conversó sobre ampliar el estudio hacia otros países usando la misma metodología, aunque claro eso escapa el mandato de la CNP.

¿Y qué impresión quedó de las empresas mineras en Chile?

Primero que existe un sólido compromiso por mejorar su productividad. La razón principal por la que el estudio es único radica en que se basó en datos desagregados provistos por cada empresa, en un nivel de cooperación inédito para la industria incluso a nivel mundial. Esto muestra un nivel de madurez sectorial que fue reconocido.

¿Habrá nuevas versiones de este informe?

Fue una de las preguntas más recurrentes. La CNP ya concluyó el mandato presidencial en este tema, pero de hecho una de nuestras recomendaciones es que Cochilco mantenga un estudio periódico de productividad usando la misma metodología.

“Informe Productividad de la Gran Minería del Cobre en Chile”

Cabe recordar que esta investigación que realizó la CNP entregó 53 recomendaciones al gobierno, las que buscan revertir el deterioro en productividad del sector, que ha caído un puto porcentual al año desde el 2000.

El estudio, único en su género en el mundo, estimó indicadores de productividad en las principales 12 faenas chilenas, contrastándolos con siete operaciones mineras de mejor práctica en Australia, Canadá, Estados Unidos y Perú. Se identificaron brechas en productividad laboral y de uso de equipos. La nueva estrategia minera que propone la CNP se sustenta en tres pilares: 1) gestión de empresas según las mejores prácticas internacionales; 2) eficiencia en la gestión pública y calidad regulatoria y 3) colaboración y coordinación de las empresas entre sí, con sus contratistas y proveedores, y con las comunidades.