Joseph Ramos, presidente Comisión Nacional de Productividad: “La productividad es un tema permanente y requiere de una institución”

La Tercera, 2 de Noviembre de 2016

Economista pide dar rango legal a la comisión que preside. “Si hacemos la pega bien, debería ser por ley”, plantea.

En febrero de 2015, la Presidenta Michelle Bachelet creó a través de un decreto de ley la Comisión Nacional de Productividad. El objetivo era contar con un agente que asesorara al gobierno en el análisis, definición e implementación de políticas públicas para estimular directamente la productividad, además de realizar estudios, propuestas e informes en la materia.

A poco más de un año y medio desde su creación, el economista de la Universidad de Chile y presidente de la comisión, Joseph Ramos, hace una evaluación del trabajo de la comisión y valora los avances del gobierno en la materia. Además, se refiere a la opción de otorgar rango legal a dicha instancia. “Si hacemos la pega bien, debería ser por ley”, plantea.

En el último tiempo, la productividad ha pasado a ser un tema relevante en el sector privado y público. ¿Por qué ahora?

Parte importante del progreso de los países es crecimiento y distribución y lo central para el crecimiento es la productividad. Si no se tiene una mejor productividad es muy difícil tener un rápido crecimiento. Además, desde el 2000 la productividad se desaceleró, creciendo a tasas muy bajas, en torno a 0,9%.

¿Qué factores explican esa caída?

Hay muchas hipótesis. Unos creen que las reformas, la apertura comercial y los tratados de libre comercio ya tuvieron su impacto y que ahora necesitamos más incentivos. Otros plantean que la estructura de nuestras exportaciones es muy estrecha. También está la baja calidad de la mano de obra; aquí se ha avanzado mucho en la cantidad de educación, pero la calidad de la educación es pobre, mediocre. Los planes de de capacitación son también insuficientes.

¿Una productividad creciendo en torno a 0,9% es bajo para Chile?

En Estados Unidos la productividad crece anualmente como un 1%. En esa línea, un 0,9% no suena tan mal, pero Estados Unidos tiene que inventar cosas nuevas para mejorar su productividad. Chile, en cambio, no tiene que hacerlo, podría hacerlo, pero básicamente tiene que imitar y adaptar. Imitando bien lo que se hace afuera, Chile podría estar creciendo en productividad en, al menos, un 1,5%.

¿Entre 2000 y 2015 faltó una política para impulsar esa variable?

Parte importante de la reactivación de la productividad depende de los empresarios. Otra parte depende de problemas a nivel de industria y también de temas macroeconómicos.

¿El sector privado le ha dado poco énfasis al tema?

En un tiempo se descansó mucho en los buenos precios de las materias primas; el caso más reciente es la minería. Pero hoy en día están muy preocupados. De hecho, la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) durante todo un año trabajó y armó una serie de informes y medidas sobre la productividad.

La Comisión Nacional de Productividad no tiene rango legal ¿Debería institucionalizarse como tal?

Si hacemos la pega bien, debería ser por ley. La productividad es un tema permanente y, sin duda, requiere de una institución y para ello un cuerpo legal que lo apoye. Digamos que nuestra forma de funcionamiento actual es la etapa de marcha blanca. El gobierno no nos creó (a la comisión) por ley no por maldad, sino que quería ver primero cómo funcionaba. La idea de darnos una institucionalidad ha sido bien acogida por varios sectores. No es algo conflictivo.

¿Debiera institucionalizarse luego?

Si se hace, ojalá que fuera antes de que concluya el gobierno de la Presidenta Bachelet.

¿Cómo evalúa la labor del gobierno en materia de productividad?

Creo que no es injusto decir que la preocupación mayor del gobierno en los primeros dos años fue la equidad y que, por eso, no le dio la debida importancia al crecimiento.

¿Pero se avanzó en el tema?

La Presidenta, luego de ese período, anunció el Año de la Productividad, medidas para fomentarla y otras iniciativas. Sin lugar a dudas está tratando de reequilibrar esa importancia.

¿Qué logros rescata?

La preocupación en concesiones, en infraestructura, en involucrar a las AFP y a las compañías de seguro en financiamiento se han trabajado bien. También la exportación de servicios.

En abril plantearon a la Presidenta Bachelet que cada proyecto de ley incluya un análisis sobre su potencial impacto en la productividad…

Esa idea surgió del estudio Agenda de Agendas, en el que analizamos las diferentes agendas de competitividad y de productividad desde el gobierno de Lagos, Bachelet y Piñera.

¿En qué etapa está esa medida?

El 21 de mayo último la Presidenta se comprometió a sacar una directiva presidencial para trabajar el tema. Eso está ad portas, me dijeron que se va a anunciar formalmente con todos los mecanismos, pero que por razones de agenda no se ha podido hacer. Comenzará con algunos proyectos y ministerios, no todos. Creo mucho en este instrumento; puede ser un cambio institucional de primer orden.

¿Qué entidades estarán a cargo?

Se está trabajando entre Economía y Hacienda. Ambos ministerios están involucrados en el tema.

Ver noticia

Fuente: La Tercera, 02 de noviembre de 2016