CNP: Sumar más mujeres al mercado laboral elevaria el PIB en 6,6%

Diario Financiero, 1 de Septiembre de 2016

«El tema está más que maduro y hay un amplio consenso respecto a diagnóstico y en cuanto a políticas a seguir», aseguró Joseph Ramos.

En torno al 6,6% podría aumentar el Producto Interno Bruto (PIB) y per cápita del país, y en más de US$ 3 mil millones los ingresos tributarios (1,2% del PIB), si se eleva la participación laboral femenina del 48% actual al 60% que tienen los países de la OCDE.

Así de categórica fue la conclusión del presidente de la Comisión Nacional de Productividad (CNP), Joseph Ramos, al entregarle a la presidenta de la República un conjunto de recomendaciones en el seminario celebrado junto a Icare: «Mujeres en el mundo laboral: un aporte para Chile. Más oportunidades, crecimiento y bienestar».

«El tema está más que maduro y hay un amplio consenso respecto a diagnóstico y en cuanto a políticas a seguir», aseguró Ramos.

Más a fondo, el economista afirmó que hay un impacto macroeconómico «bien importante».

«Hay un estudio de la subsecretaría de Economía que indica que por cada millón de trabajadores, que es 12% de la fuerza de trabajo, aumenta el producto (interno bruto) en 6,6%», sostuvo.

Con estos US$ 3 mil millones extra que traería el aumento de producción, dijo el experto, se podría financiar, con subsidios de $ 150 al mes, salas cunas para todos los hijos de las madres en la fuerza de trabajo. Además, se podría dar educación técnica superior a un tercio de la enseñanza media que entra directamente al mundo laboral sin un oficio.

Posibles políticas

A grandes rasgos, Ramos indicó que es clave levantar los tres grandes frenos que impiden tener una mayor participación laboral femenina: factores culturales, costos para las empresas de contratar mujeres y costos para la mujer de participar en el mercado.

En primera línea, remarcó la necesidad de asegurar cuotas de al menos un 40% en la oferta educacional de cada oficio o profesión para cada sexo. En segundo lugar, reducir los costos de contratar mujeres con, por ejemplo, subsidios a las empresas para compensar el mayor gasto en maternidad.

Finalmente, propuso medidas como promover un mayor uso de jornadas parciales como de horarios flexibles para compatibilizar los horarios de sala cuna o jardines infantiles de las trabajadoras, que ayuden a palear su costo de participar del mundo laboral.

Impacto microeconómico

Pero el impacto no solo se vería reflejado en cuánto más produce nuestro país.

Según Ramos, los quintiles más pobres también se verían beneficiados al haber un segundo aporte al ingreso familiar. Con este dinero adicional afirmó, cualquier familia de ingresos bajos podría salir del margen de pobreza, y una que estuviera por encima de la pobreza pasar a ser clase media.

Ver noticia

Fuente: Diario Financiero, 01 de septiembre de 2016