C. de Productividad: propuestas apuntan a más competencia y mejor capital humano

Pulso, 5 de Abril de 2016

El titular de la instancia entregó ayer un primer informe con 21 recomendaciones a la Presidenta Bachelet. Destacó que no implican mayor gasto fiscal y que implementación para ver sus efectos depende de la voluntad de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Hasta La Moneda llegaron  ayer el presidente de la Comisión Nacional de la Productividad (CNP), Joseph Ramos, junto al vicepresidente de la instancia, Raphael Bergoeing, para entregar a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, el primer informe elaborado por la entidad, que consta de 21 recomendaciones para impulsar esta variable clave en el país.

En el encuentro también estuvieron presentes el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, su par de Economía, Luis Felipe Céspedes y del Trabajo, Ximena Rincón.

Tras cerca de media hora de reunión, Ramos aclaró que estas 21 propuestas emanan de una revisión de las agendas de productividad y crecimiento de los gobiernos de Ricardo Lagos, el primero de Bachelet y el de Sebastián Piñera. “Queríamos dar una señal de partir aprovechando y construyendo sobre lo hecho. Examinar esas agendas, porque esto es un tema permanente”, detalló.

El titular de la Comisión resaltó que las recomendaciones fueron acordadas de forma unánime por los ocho consejeros integrantes de la instancia, que poseen diversas miradas políticas  y distintas profesiones. “Creo que eso le da mayor fuerza a este documento”, estimó.

En específico, Ramos explicó que las 21 medidas fueron separadas, siendo siete de índole estructural, esto es, transversales a todos los sectores económicos, y  14 son de carácter específico.

En cuanto a las siete propuestas estructurales, el presidente de la CNP destacó en primer lugar la que establece que cada nuevo proyecto de ley incluya una estimación del probable efecto que tendría su aplicación sobre la productividad del país. Al respecto, advirtió que esto no significa “que no se hagan las medidas si es que no cumplen con dar productividad. Puede que haya otras necesidades mayores, pero debemos estar conscientes del costo en productividad que se está perdiendo si es que se sigue”.

La otra recomendación estructural que resaltó Ramos  tiene relación con concordar una estrategia de desarrollo productivo de largo aliento.  “Por supuesto, todo Gobierno tiene derecho a decidir qué es lo que cree oportuno. Sin embargo, creemos que las políticas de largo plazo requieren de grandes acuerdos si es que ellas van a tener la potencia y la continuidad que una política de largo plazo requiere”, dijo.

Respecto a las 14 propuestas de índole específico, el también economista y académico de la Universidad de Chile explicó que fueron agrupadas según tres objetivos principales: la eficiencia del sector público, promoción de la competencia e impulso del capital humano. Sobre la primera categoría, precisó que entre las medidas se encuentran políticas para reducir y simplificar tanto los trámites como las regulaciones.

Ramos agregó que en relación a la promoción de la competencia,  se pueden llevar a cabo mejoras  en el ámbito de los trámites notariales y en lo que se refiere al trabajo de los conservadores de bienes raíces. Asimismo, destacó la medida de promover un cabotaje marítimo doméstico por parte de naves extranjeras.

En relación al impulso del capital humano, sostuvo que una de las medidas tienen que ver con  que Chile establezca políticas de atracción de emprendedores,  innovadores y especialistas de otros países.

Pasar a la acción
Ramos hizo un emplazamiento a la voluntad del sector político para no quedarse sólo en las recomendaciones, sino que ir a la materialización de éstas. “(Las medidas) se pueden implementar desde ya. La decisión final sobre su mérito, así como su factibilidad, depende de la autoridad, tanto ejecutiva como la legislativa”.

En esa línea, enfatizó que estas 21 medidas miradas aisladamente  “no mueven la aguja, pero en conjunto estamos convencidos que sí tendrían un impacto significativo sobre la productividad y no implican mayor gasto fiscal”.

En tanto, el ministro Valdés, en representación del Gobierno, estimó que “hay mucha coincidencia en el tipo de medidas que Chile necesita y vamos a ir viendo como priorizamos, como sintetizamos cuando lleguen otras ideas, para ir formando esta agenda”.

En ese sentido,  Valdés dijo que esperaran las propuestas para mejorar la productividad que harán la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Confederación de Producción y del Comercio (CPC), para sintetizar y priorizar cuáles serán tomadas en cuenta para generar políticas públicas.

Ramos adelantó que el informe de empleo femenino, y el de eficiencia hospitalaria en el que ya están trabajando, deberían estar listos dentro de los próximos cuatro meses y el análisis del sector minero -que están elaborando con la consultora Matrix- a fines de este año.

Ver noticia

Fuente: Pulso, 05 de abril de 2016