OCDE valora independencia y potencial de la Comisión Nacional de Productividad

nuevo-mandato-para-CNP


“La Comisión Nacional de Productividad (CNP) es una entidad con un potencial considerable para fortalecer el proceso de elaboración de políticas y contribuir a identificar las mejores fórmulas de desarrollo en un amplio espectro de áreas”. Así lo afirma el Estudio Económico de Chile 2015, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y que fue presentado esta mañana por su secretario general, Ángel Gurría en el ministerio de Hacienda.

El documento señala además que “gracias a su condición de autoridad independiente este tipo de entidades pueden ayudar a abordar debilidades en el proceso de elaboración de políticas, contribuyendo a generar un consenso sobre asuntos contenciosos. En este sentido, puede ser de utilidad dotar a este órgano de un papel más formal y estatutario, que incluya por ejemplo la obligación de que el gobierno responda pública y puntualmente a sus recomendaciones”.

Durante la actividad, en la que estuvieron presentes, entre otras autoridades, el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, la embajadora de Chile ante la OCDE, Claudia Serrano y el Presidente de la Comisión Nacional de Productividad, Joseph Ramos, Ángel Gurría destacó también que la productividad es “el principal reto que enfrenta la economía chilena. La productividad en Chile ha sido plana y en algunos períodos incluso ha sido negativa. Ha sido negativa, pues pese a que el marco regulador y las políticas han mejorado, el nivel de competencia en varios sectores sigue siendo débil”, puntualizó.

Por su parte, Joseph Ramos subrayó que “el desafío de la productividad requiere de un esfuerzo a nivel país, que convoque tanto al mundo público como privado, donde todos queremos llegar a la misma meta: un país más productivo para mejorar la vida y bienestar de las personas”.

Finalmente, concluyó que la productividad es el factor más importante para explicar el salto en el nivel de vida—de bienestar y de ingresos. “A medida que los países aumentan su ingreso, como lo ha hecho Chile, la contribución de la productividad crece en importancia. Se trata de alcanzar productividades del primer mundo, que nos permitan pagar salarios del primer mundo y mejorar finalmente el bienestar de las personas”.