Comisión Nacional de Productividad busca replicar prácticas exitosas de Australia y Nueva Zelanda


Con el objetivo de trasladar a Chile las mejores prácticas implementadas por la Comisión de Productividad Australiana y neozelandesa, el presidente de la Comisión Nacional de Productividad (CNP), Joseph Ramos, junto al vicepresidente, Raphael Bergoeing, el consejero Carlos Álvarez y el Secretario Ejecutivo, Alfie Ulloa, desarrollan una intensa agenda de trabajo con directivos, economistas y asesores de ambas comisiones en los respectivos países.

La agenda de trabajo, que comenzó el 24 de agosto en Wellington (Nueva Zelanda) y concluye el 28 de agosto en Australia, contempla encuentros con las comisiones de ambos países. Esto, con el objetivo de conocer en profundidad las experiencias adquiridas, métodos actuales de operatividad (bajo los desafios de productividad de cada país), aumento de la colaboración y coordinación en materia de investigación entre distintas agencias; políticas de capacitación laboral y las futuras demandas en dicho ámbito, entre otros aspectos. Además incluye la firma de un convenio de cooperación entre las comisiones de Australia y Chile.

 

Replicar modelos exitosos

Cabe precisar que la Comisión de Productividad Australiana, considerada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como la entidad de “mejor práctica” en su género del mundo, es el modelo que observó Chile para constituir su propia instancia. Dicha entidad, que existe hace 16 años, se ha convertido en un actor importante en el ámbito de las principales reformas económicas de país, cuyos planes de trabajo no dependen de los cambios de autoridades.

“Esta es una de las características relevantes que también tiene la CNP, entidad llamada a hacerse parte de la institucionalidad económica del país en el largo plazo, trascendiendo este y futuros gobiernos”, enfatizó su presidente, Joseph Ramos.

“El desafío en torno a la productividad es una preocupación constante, no coyuntural. La productividad ha sido y sigue siendo un tema central en el desarrollo del país”, aseveró.

Agregó que “hay que elevar la mirada hacia afuera, buscando las mejores prácticas de empresas y países en la frontera tecnológica. No basta mirar al lado para ver si lo estamos haciendo bien en comparación con nuestros competidores locales, tenemos que mirar hacia donde se hace mejor en el mundo, y compararnos con ese benchmark internacional de excelencia. Se trata de alcanzar productividades del primer mundo, que nos permitan pagar salarios del primer mundo”, destacó.